Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

Porque, busco yo la aprobación de los hombres, o la de Dios? Busco agradar a los hombres? Si todavía tratara de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo. (Galatas 1:10)

Esta reflexión del apóstol Pablo, se hace muy relevante en el trabajo de dirección que se ejecuta para la iglesia. Y la razón de su importancia radica en la intención que acompañe el pensamiento administrativo de quien dirige.

A manera de ilustración utilizaré un relato que está registrado en el libro de Éxodo capítulo 32, con el propósito de movernos a la reflexión.
Se narra aquí el incidente en la vida de Aaron, hermano de Moisés y de María, cuando se le dio la responsabilidad de dirigir al pueblo de Israel entre tanto Moisés subía al monte a encontrarse con Dios.

Ante la tardanza de Moisés, el pueblo le dice a Aaron: levántate, haznos un dios que vaya delante de nosotros. Apartad los aretes que están en las orejas de vuestras esposas, hijos e hijas, y traedlos - dice Aaron-. El los tomo e hizo un becerro de fundición...y edificó un altar delante del becerro...y el pueblo se levantó a comer y beber. Después se levantaron a divertirse.

Qué te ha hecho este pueblo -le dice Moisés a Aaron - que ha traído sobre el tan grande pecado...Tu conoces al pueblo, que es inclinado al mal.
Me dijeron: Haznos un dios que vaya ante nosotros...y yo respondí: quien tiene oro? Apartelo. Y me lo dieron. Lo eche en el fuego, y salió este becerro.

Nota, en la narración, la manera hábil en que el responsable de dar cuentas trata de racionalizar su error?

Y, es que existen maneras de cumplir con las responsabilidades que se nos asignan, pero no todas son válidas.

En primer lugar, las cosas que hago por convicción. El diccionario define esta palabra como la convicción que se tiene sobre algo.

La seguridad de hacerlo. La satisfacción de ejecutarlo. El convencimiento de realizarlo. La certeza de disfrutarlo. La autoridad para respaldarlo.

En segundo lugar, lo que hago por obligación. Y que de acuerdo a la definición, es todo lo que una persona está forzada a hacer. Está obligada a ejecutar. Está presionada a efectuar. Está exigida a realizar.

Y en tercer lugar, lo que hago por conveniencia. Palabra, que significa, beneficio o utilidad que se obtiene de una cosa.

En el relato bíblico bajo consideración, cuán edificante y provechoso hubiera sido para la comunidad de creyentes haber recibido de la persona responsable de dirigir un servicio respaldado con autoridad.

Aaron, Lamentablemente, buscando aprobación se perdió en un laberinto sin salida. Alguien escribió: "No conozco la clave del éxito, pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo".

Actuó por conveniencia: Quería probación, quería agradar, quería impresionar, quería halagar, quería que los dirigidos pensarán bien de el, quería dejar contento a todo el mundo, quería no frustrar a sus seguidores, quería ser peculiar.

En sus cálculos no estaba que el nombre de Dios fuera exaltado y honrado. Menos que el pueblo fuera edificado espiritualmente. Sólo quería ser popular, porque hacerse popular daría rédito.

El apóstol Pablo dijo: "Busco yo ahora la aprobación de los hombres, o la de Dios? Busco agradar a los hombres? Si todavía tratara de de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo" (Gal.1:10)

"Muchos de los que profesan esperar la pronta venida de Cristo...buscan más fervorosamente los aplausos en derredor suyo que la aprobación de Dios". (PE 107).

De qué lado estamos tu y yo?

Articulo Pastor Eliseo Bustamante
fb.com/Unaventanahacialareflexion
twitter @PrBustamante