Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

...Estate en tu lugar, no te acerques a mi, porque soy más santo que tu...(Isaías 65:5)

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío. Los puercoespín dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos.
De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros, o desaparecían de la tierra. Con sabiduría decidieron, volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir, con las pequeñas heridas que por la relación muy cercana les causaban las espinas, ya que lo más importante era el calor del otro. De esa manera pudieron sobrevivir.

No vivimos, como lo presenta la fábula, en la Era de Hielo, pero vivimos en el siglo del desamor, en el siglo de los corazones fríos, indiferentes, insensibles, indolentes, desinteresados hacia el otro, despreocupados y apáticos. En el siglo de la discriminación, de la segregación, de la distinción, de la separación, del aislamiento, de la exclusión.

Este es el siglo del rechazo, del repudio, del odio, de la aversión. Es el siglo de la superioridad, de la preeminencia, de la supremacía, del predominio. Hoy con frialdad decimos: no te acerques a mi porque no me gusta tu apariencia, tu color, tu cultura, tu nivel social, tu origen, tu cuna.

Y sabes que? En este siglo y en este mundo vive la iglesia, y la iglesia está compuesta por seres humanos con corazón, y muchos de esos corazones están afectados de los mismos males que aquejan a los demás mortales. De ahí la oración de Jesús al Padre: "No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno" (Juan 17:15)

Muchas son las aristas, las minucias y las bagatelas que como espinas nos punzan y con las que también punzamos a nuestros congéneres al relacionarnos con ellos, pero como los puercoespín, si queremos vivir, debemos ahuyentar el frío de la indiferencia y el desamor, y decir con el salmista: "Mirad cuán bueno y agradable es que los hermanos habiten en unión y armonía" (Salmos 133:1)

¿Cuáles son las causas de las disensiones y las discordias? Es el resultado de vivir sin relacionarnos con Cristo. Al alejarnos dejaremos de amarlo, y, como consecuencia, se enfriará nuestras relaciones con otros seguidores del Maestro. Cuanto más lejos se retiran los rayos de luz de su centro, tanto mayor será la distancia que separará al uno del otro. Cada creyente es un rayo de luz de Cristo, el Sol de Justicia. Cuanto más cerca estemos de Jesús, el centro de luz y amor, más intenso será nuestro afecto por los otros portadores de la luz. Cuando los santos permiten que Cristo los atraiga, mayor será la necesidad de sentirse cerca el uno del otro por la santificadora gracia del Señor que ata sus corazones. No podemos decir que amamos a Dios si fallamos en amar a nuestros hermanos.—The Ellen G. White 1888 Materials, 1048, 1049. – {RP 89.4}

La gracia transformadora en el corazón humano conducirá a la unidad que aún no se ha logrado; todos los que lleguen a estar en Cristo tendrán armonía entre ellos. El Espíritu es el que crea la unidad. – {RP 125.3}

Puesto que los hijos de Dios son uno en Cristo, ¿cómo considera Jesús las castas, las distinciones sociales, el apartamiento del hombre de sus prójimos, debido al color, la raza, la posición, la riqueza, la cuna, o las prendas personales? El secreto de la unidad se halla en la igualdad de los creyentes en Cristo. La razón de toda división, discordia y diferencia se halla en la separación de Cristo. Cristo es el centro hacia el cual todos debieran ser atraídos, pues mientras más nos acercamos al centro, más estrechamente nos uniremos en sentimientos, simpatía, amor, crecimiento en el carácter e imagen de Jesús. En Dios no hay acepción de personas. – {1MS 304.1}

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión
@PrBustamante
fb.com/Unaventanahacialareflexion