Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

...decidan hoy a quien van a dedicar su vida...mi familia y yo hemos decidido dedicar nuestra vida a nuestro Dios
(Josué 24:15 TLA)

"La renovación del águila" En este relato se presentan algunas características de esta ave que llega a vivir hasta setenta años. A los cuarenta años deberá tomar la más seria y difícil decisión de su vida. A esta edad sus uñas se vuelven flexibles a tal punto que no logra tomar sus presas para alimentarse. Su pico largo y puntiagudo se curva hacia su pecho, sus alas envejecen y se tornan pesadas. Volar se le hace muy difícil.

El águila, tiene sólo una de dos alternativas que debe traducir en una decisión: morir o enfrentar el doloroso proceso de renovación que dura ciento cincuenta días. El proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña, fabricar su nido junto a la pared de la roca y cohibirse de volar.

Una vez establecida, comienza a golpear con su pico la roca hasta conseguir arrancarlo. Esperara el crecimiento del nuevo pico con el que arrancara una a una sus uñas talonadas. Cuando los nuevos talones comiencen a nacer, proseguirá a arrancar sus plumas viejas. Finalmente, después de cinco meses supremamente duros, sale para su famoso vuelo de inauguración de sus próximos treinta años de vida.

Que lección de vida, de instrucción y desafío. En cuantas ocasiones nos hemos detenido a pensar y considerar, que en nuestro trabajo, en nuestra familia, con nuestros amigos, en nuestra iglesia, en nuestro entorno, lo hemos dado todo, nos sentimos acabados, nos sentimos apagados, nos sentimos abatidos, nos sentimos vacíos. Tratamos de convencernos a nosotros mismos que hemos agotado, hemos gastado, hemos retirado de nuestra cuenta bancaria intelectual, mental y física el último recurso de creatividad, de inventiva, de imaginación, de conocimiento y no nos ha quedado nada que ofrecer y que aportar.

Entonces nos vemos en la obligación de enfrentar la toma de decisiones, la que hemos rehuido, haciéndose necesario escoger una opción entre las alternativas que se presentan y así resolver las situaciones en el diario vivir en sus diferentes contextos: laboral, familiar, personal, sentimental y empresarial

El lema de los ingenieros militares, "Vencer o morir", lo dio Francisco Jose de Caldas en el año 1814. El dijo: "He aquí la divisa de Roma, he aquí la vuestra. Manteneos en los grandes reveses con un corazón más firme que en las prosperidades, a un corazón herido no le faltan recursos, y sabe reconocer la pérdida con nuevos resplandores de gloria. Grandes en la adversidad, modestos en la fortuna próspera, mantened siempre un alma igual y digna de un soldado generoso y firme".
Decidir: vencer o morir. Morir o transformarse. Enfrentar o huir. Permanecer o abdicar. Renovarse o envejecer. Cambiar o mantener.

La transformación exige tomar decisiones. Decisiones muchas veces dolorosas, atrevidas, impopulares, salidas de lo común, que nos conduzcan a la experiencia del águila, apartarnos para comenzar el proceso de renovación, arrancándonos el viejo pico, las viejas uñas y las viejas plumas, símbolos de actitudes, de hábitos, de costumbres, de temores, de vacío existencial y de pobre o elevad autoestima. Elementos todos que limitan y nublan nuestra cosmovision, nuestra visión y nuestros sueños y que si trabajamos para alguien resulta contrario a sus intereses el aporte que demos puesto que estamos anclados y asistidos por la mediocridad, las dudas, la comodidad y la ausencia de compromiso.

Nuestro compromiso, ante los niveles de influencia de los que somos responsables, es obtener conocimientos amplios y profundos que se adquieran mediante el estudio dedicado y la experiencia, a fin de que las decisiones que tomemos sobre cosas o sobre personas o sobre nosotros mismos, estén precedidas de buen juicio y de un discernimiento que sepa distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo lógico y lo absurdo, entre lo inexacto y lo justo, entre lo subjetivo y lo objetivo.

Todo su futuro estará influenciado para bien o para mal por la senda que usted elija recorrer ahora.—Carta 41, 1891.

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión
fb.com/Unaventanahacialareflexion
twitter @PrBustamante