Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual, y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo. 1 Pedro 2:5. – {NEV 167.1})

Lo que constituye el valor de nuestra iglesia no son piedras muertas y sin lustre, sino piedras vivas, piedras que captan los brillantes rayos de la Piedra principal, el Sol de Justicia.—Carta 15, 1892, pp. 5-7. – {NEV 167.5}

Ken Blanchard y Jesse Stoner en su libro, ¡A todo vapor!, registran el siguiente relato

Un experto en administración de tiempo hablando ante un grupo de personas, sacó un frasco y lo colocó sobre una mesa al frente suyo. Luego sacó cerca de una docena de piedras del tamaño de un puño y las metió con cuidado, una por una en el frasco. Cuando el frasco quedó lleno hasta el borde y no cabían más piedras adentro, pregunto: Está lleno el frasco? Todos los asistentes contestaron que si.

Acto seguido, sacó de debajo de la mesa un balde con gavilla, dejo caer un poco en el frasco y lo agitó, las piedritas se acomodaron en los espacios entre las piedras grandes. Una vez más pregunto: Esta lleno el frasco? Esta vez, algunos no estaban seguros.

Muy bien - dijo, y sacó un segundo balde de arena y lo echó en el frasco. Volvió a hacer la misma pregunta: Está lleno el frasco? Nadie contestó Entonces tomó una jarra de agua y la vertió en el frasco hasta llenarlo. Miro a los asistentes y les pregunto: Cual es el sentido de este ejemplo?
Un joven entusiasta contestó: la idea es que, no importa cuán llena este su agenda de trabajo, si uno piensa bien, siempre podrá hacer más cosas.

- No - contestó el orador con una sonrisa -. Esa no es la idea. Eso es lo que piensa la mayor parte de la gente. La lección que nos enseña este ejemplo es que si no se meten primero las piedras grandes, nunca se podrán meter.

Cuales son las piedras grandes en tu vida: Tiempo para la oración? Tiempo para el estudio de la Biblia? Tiempo para la devoción personal? Tiempo para el culto familiar? Tiempo para asistir al templo? Tiempo para la esposa? Tiempo para el esposo? Tiempo para los hijos? Tiempo para los padres? Tiempo para la lectura formativa? Tiempo para el trabajo? Tiempo para la recreación? Tiempo para el descanso? Tiempo para el servicio a la comunidad? Tiempo para compartir el evangelio?

El tiempo que dediques para atender cada tópico mencionado en esta lista de responsabilidades y obligaciones debe ser intencional, no puede dejarse al azar.
Recuerda, que si en el orden de prioridades, estas piedras grandes no las metes primero, ya no las podrás meter, pues será imposible hallarles lugar.

De acuerdo al relato bíblico, los israelitas que hacían planes definidos para tomar un buen desayuno-con Maná- era quienes podían lograrlo. No hacerlo en el tiempo señalado, era privarse de esa posibilidad, pues después de cierta hora el restaurante se cerraba. (Éxodo 16:21)

Todas estas piedras no tienen la misma forma ni dimensión. Algunas son grandes y otras son chicas, pero cada una tiene su propio lugar que llenar. En todo el edificio no debe haber ni una sola piedra mal adaptada. Cada una es perfecta. Y cada piedra es una piedra viva, una piedra que arroja luz. El valor de las piedras está determinado por la luz que reflejan sobre el mundo... Este es el propósito de Dios y desea que todos los que profesan creer la verdad ocupen sus respectivos lugares en la grande y admirable obra para este tiempo.—The Review and Herald, 4 de diciembre de 1900. – {ELC 283.2}

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión
fb.com/Unaventanahacialareflexion
twitter @PrBustamante