Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

Así, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos (1.Timoteo 6:8)

Un día muy frío de invierno -dice Esopo en su fábula "El asno descontento"-, un asno deseaba el regreso de la tibia primavera, porque en esa época del año, él podía rumiar hierba fresca, en cambio en invierno, tenía que conformarse con la paja seca que le daban en el establo húmedo y helado.

Lentamente fue llegando el tiempo bueno y también la hierba verde y tierna en abundancia; pero el pobre borrico tenía tanto que trabajar, que pronto se sintió cansado de la primavera y comenzó a anhelar la llegada del verano. Cuando al fin, su deseo se hizo realidad, comprendió el pollino que su situación no había mejorado, ahora tenía que caminar, todo el día, cargando heno y hortalizas, sufriendo los enormes calores veraniegos.

No tuvo más remedio que comenzar a soñar con la llegada del otoño. Pero cuando este tiempo llegó, su trabajo continuaba siendo duro de sobrellevar; cargaba sobre su lomo grandes costales de trigo, enormes cestos de manzanas, pesados atados de leña y otras provisiones para el invierno. El asno siempre descontento empezó a suspirar por el invierno; durante la fría estación, por lo menos, podía descansar, aunque su ración de alimentos no fuera tan abundante.

Uno de los secretos del buen vivir, de una vida realizada nos lo da el apóstol Pablo. El escribiéndole al joven Timoteo, su discípulo, le expreso lo siguiente: "Por supuesto, la religión cristiana hace que nuestra vida sea mucho mejor, pero sólo cuando uno está contento con lo que tiene. Porque, cuando nacimos no trajimos nada al mundo, y cuando muramos tampoco podremos llevarnos nada. Así que debemos estar contentos de que tenemos ropa y comida" (1.Timoteo 6:6-8 TLA)

En otra ocasión expreso: "Sea el carácter de ustedes sin avaricia, contentos con lo que tienen..." (Hebreos 13:5 pp TLA)

Y escribiéndole a los Filipenses les dijo: "No lo digo porque este necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo. Se bien lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es tener de todo. He aprendido a vivir en toda clase de circunstancias, ya sea que tenga mucho para comer, o que pase hambre; ya sea que tenga de todo o que no tenga nada" .
(Filipenses 4:11-12)

Conformismo? Resignación? Aguante? Conformidad? No, realismo, objetividad, pragmatismo, probidad. No es la filosofía del menor esfuerzo, es la filosofía de una vida realizada cuyo fruto es el contentamiento, el regocijo y la satisfacción.

Pablo nos dice que la mente segura, es decir la mente que está custodiada por la paz de Dios, nos libera de toda preocupación. Que no importa en cual circunstancia se encuentre uno -pobreza o abundancia -se sabe vivir contento y con gozo.

La reflexión con la que podemos concluir es que el mejor lugar para estar es donde Dios quiere que uno este. Que el mejor trabajo que podemos tener es el que Dios nos ha indicado. Que el hogar que hemos construido es sobre el que Dios puso su bendición o pondrá su bendición en el futuro. Que el pensamiento humano por agudo que sea acerca de estos tópicos no tiene cabida. Porque la puerta que Dios abre nadie puede cerrarla y la que Dios cierra nadie puede abrirla.

Es como lo expreso el apóstol "sea el carácter de ustedes sin avaricia, contentos con lo que tienen"

Es decir, amemos lo que hacemos en invierno, amemos lo que hacemos en verano, amemos lo que hacemos en primavera, amemos lo que hacemos en otoño. Vivamos contentos teniendo mucho y no teniendo nada. "Porque el dijo: "No te dejare ni te desamparare" (Hebreos 13:5 up)

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión
fb.com/Unaventanahacialareflexion
twitter @PrBustamante