Teléfono:(57)8-684 9727 | Villavicencio-Meta
Articulos Pastor Bustamante

Articulos de Interes   >     Pastor Eliseo Bustamante

Más el que persevere hasta el fin, éste será salvo (Mateo 24:13)

Hay algo muy interesante que sucede con el bambú japonés y que nos enseña una importante lección.

Cuando un cultivador planta una semilla de este árbol, el bambú no crece inmediatamente por más que se riegue y se abone regularmente.

De hecho, el bambú japonés no sale a la superficie durante los primeros siete años. Un cultivador inexperto pensaría que la semilla es infértil, pero sorprendentemente, luego de transcurridos estos siete años el bambú crece más de treinta metros en solamente seis semanas.

¿Cuanto tiempo se tomó el bambú para crecer? ¿seis semanas? ¿o siete años y seis semanas?

Sería más correcto decir que tardó siete años y seis semanas.

¿Porqué? Porque durante los primeros siete años el bambú se dedica a desarrollar y fortalecer las raíces, las cuales al tomar los nutrientes de la tierra serán las encargadas de que el árbol crezca solamente en seis semanas. Pero si en algún espacio de estos primeros siete años se deja de regar o de recibir el cuidado necesario, el bambú muere.

En Mateo 15:21 al 28 se registra una historia acerca del valor que tiene la perseverancia.

Una mujer cananea vino a Jesús y clamaba: "Señor! Ten misericordia de mi! Mi hija está grave, atormentada por un demonio"

Pero Jesús nada le respondió, por lo que los discípulos le rogaron: "Despídela que viene gritando detrás de nosotros"

El les dijo: "Soy enviado sólo a las ovejas perdidas de la casa de Israel"
Ella vino y se postró ante él, y le dijo: "Señor, ayúdame!
El le dijo: "No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos"
Ella replicó: "Si, Señor. Pero aún los perrillos comen las migajas que caen de la mesa de sus amos"
Entonces Jesús respondió: "Mujer, grande es tu fe! Sea hecho como quieres".
Y su hija quedó sana desde esa hora.

Esta mujer no tenia esperanza para su hija, hasta que supo que Jesús estaba en la región. En su necesidad vino a Jesús porque creía que El podía ayudarla. Clamó a El aún cuando todo y todos parecían estar en su contra.

Pero a pesar de todos esos obstáculos, ella no se rindió. Con perseverancia, se abrió camino a empujones a través de los oscuros corredores de la dificultad, la necesidad desesperada y el rechazo.

¿El resultado? Jesús la alabó por su fe y sanó a su hija (v.28).

Nada en el mundo puede sustituir la perseverancia. Ni el talento, ni el genio, ni siquiera la educación. Todas estas cualidades por si solas son insuficientes para el éxito si te hace falta la perseverancia. La perseverancia tiene un poder aplastante.

El apóstol Pablo escribió; "Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido". Hebreos 10:36

Y en la profecía registrada en Mateo 24: 9-13 se nos recuerda que seremos entregados para ser maltratados, y muertos. Que seremos aborrecidos por el nombre de Cristo. Unos a otros se entregarán y se odiarán...

"Pero el que persevere hasta el fin, ese será salvo".

Calvin Coolidge expresó: "¡Insista! Nada en el mundo puede sustituir a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que el hombre fracasado con talento. El genio no lo hará; los genios sin recompensa es casi un proverbio. La educación no lo hará; el mundo está lleno de vagos educados.”

Muchas personas aceptan sus fracasos porque muy dentro de sí piensan que no estaban destinadas para el éxito. Consideran que no poseen los talentos necesarios para realizar sus sueños. Sin embargo, todos sabemos que hay personas exitosas y personas derrotadas ¿cuál es la diferencia? La perseverancia!

Que pasaría si el cultivador de bambú japonés dejara de regarlo a los seis años y once meses? Sencillamente moriría estando ya para nacer y a boca de superficie. Un poco más de paciencia y perseverancia hubiera producido muchos frutos en poco tiempo.

Así son nuestras metas. Van a requerir esfuerzo, constancia, persistencia, firmeza, empeño, tenacidad, tesón, voluntad, entereza.

Elena de White expresó lo siguiente: "La obra del ministro es elevada y demostrará ser exitosa si él es honrado, ferviente, paciente, y realiza con perseverancia la tarea que ha emprendido. Su corazón debe esta en su trabajo. Debe levantarse temprano y trabajar diligentemente, dando el debido uso a las facultades que Dios le ha concedido. Debe hacerse frente a las dificultades. Si son abordadas con perseverancia incesante, serán vencidas. .—Manual for Canvassers, 18 (1902). – {CE 80.3}

Te invito a que pienses en cuales son tus objetivos más ambiciosos, aquellos que siempre soñaste con lograr, y que evalúes las acciones que estás emprendiendo día a día. Y que pienses que si los resultados no se manifiestan inmediatamente es porque estás creando las “raíces” internas que van a permitir que este objetivo crezca y salga a la luz.

Los elementos del carácter que a un hombre le dan éxito y honra entre los hombres: el deseo irreprimible de un bien mayor, la voluntad indomable, el arduo ejercicio, la perseverancia incansable, no serán extirpados, sino dirigidos por la gracia de Dios a objetos tanto más elevados que los intereses egoístas y temporales como los cielos son más elevados que la tierra. – {CM 22.1}

“Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar.” (Nelson Mandela)

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión


fb.com/Unaventanahacialareflexion