Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

Cada mañana, cada uno juntaba lo que podía comer. Y cuando el sol calentaba, se derretía. (Exodo 16:21)

El pensamiento introductorio de esta reflexión lo encontré en una de mis lecturas, desconozco la autoría, razón por la que no doy crédito .

"La vida es una tarea que se nos dio para hacer en casa.
Cuando uno mira... ya son las seis de la tarde; cuando uno mira... ya es viernes; cuando uno mira... ya se termino el mes, cuando uno mira... ya se terminó el año; cuando uno mira... ¡ya se pasó la vida!

Cuando uno mira... ya no sabemos por donde andan nuestros amigos.
Cuando uno mira... perdimos al amor de nuestra vida y ahora, es tarde para volver atrás.

No dejes de hacer algo que te gusta por falta de tiempo. No dejes de tener alguien a tu lado, porque tus hijos pronto no serán tuyos, y tendrás que hacer algo con ése tiempo que resta, en donde lo único que vamos a extrañar será el espacio que sólo se puede disfrutar con los amigos de siempre. Ese tiempo que, lamentablemente, no vuelve jamás..."

Es preciso eliminar "El DESPUES"....

Después te llamo. Después lo hago.
Después lo digo. Después yo cambio.
Dejamos todo para Después,
como si el Después fuese lo mejor....
Porqué no entendemos que...
*Después la bebida se enfría
*Después la prioridad cambia
*Después el encanto se acaba
*Después el entusiasmo se pierde
*Después temprano se convierte en tarde
*Después la añoranza pasa
*Después las cosas cambian
*Después los hijos crecen
*Después la gente envejece
*Después el día es noche
*Después la vida se acaba

Acuérdate, que el Después puede ser tarde. El día es hoy. Ya no estamos en el tiempo de posponer nada".

En el segundo libro de la Biblia llamado Exodo se registra la historia del Maná, que ilustra el "después"
Cada mañana, cada uno juntaba lo que podía comer. Y cuando el sol calentaba, se derretía. (Exodo 16:21)

"Y cuando el sol calentaba, se derretía"
Si dejaban para levantarse tarde el sol les ganaría. Si lo dejaban para después no encontrarían. Si lo dejaban para después no comerían. Si lo dejaban para después la provisión se perdería. Si lo dejaban para después la familia sufriría.

Asuma sus obligaciones presentes. Hágalo con voluntad, con todo el corazón. Debiera poner su corazón en su trabajo actual. La tarea que ahora tiene por delante es la obra a la que el Cielo desea que se dedique. Soñar con un trabajo lejano, y fantasear y hacer planes con respecto al futuro, no resultará provechoso, y se incapacitará para el trabajo. No debiera preocuparse por hacer una gran obra, sino por hacer con alegría y bien la tarea que hoy tiene en manos. (2TI 382.2)

Jesús dijo: “Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar”. Juan 9:4. Usted debiera dejar de soñar en cosas lejanas, y atraer su mente a sus deberes presentes, y cumplirlos con alegría. – {2TI 382.3}

Si algo quiere lograrse en relación con el propósito fijado, debe hacerse en el momento oportuno. Debiera advertirse la más leve inclinación del peso en la balanza y debiera decidirse el asunto inmediatamente. Las largas demoras cansan a los ángeles. Incluso es más excusable cometer a veces una decisión equivocada que estar continuamente en una posición fluctuante, vacilando, a veces inclinados en una dirección y luego en otra. La vacilación y las dudas a veces causan más perplejidad y desgracia que proceder apresuradamente. – {3TI 545.3}

Trabajas para una organización? Te pagan un salario? Ejerces una influencia? Ese hecho, te hace responsable y te compromete a desechar la idea de dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

Del después más peligroso, nos habla el evangelista Lucas de la siguiente manera: "Algunos días después, vino otra vez Felix con Drusila, su esposa, que era judía. Llamó a Pablo, y lo oyó acerca de la fe de Jesucristo. Pero cuando Pablo le habló de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Felix se espantó, y le dijo: "Ahora vete, y cuando tenga oportunidad te llamaré" (Hechos 24:24-25)
Ese después, nunca llego.

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión


fb.com/Unaventanahacialareflexion