Teléfono:(57)8-684 9727 | Villavicencio-Meta
Articulos Pastor Bustamante

Articulos de Interes   >     Pastor Eliseo Bustamante

Vendrán a ti como viene el pueblo a reunión, se sentarán ante ti, oirán tu palabra, pero no la pondrán por obra. Con sus bocas te halagarán, pero su corazón anda en pos de la avaricia.
(Ezequiel 33:31)

Cuenta el relato, que había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz.

Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y tarareando alegres canciones. Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.

Un día el rey lo mandó a llamar.
Paje -le dijo- ¿cuál es el secreto?
¿Qué secreto, Majestad?
¿Cuál es el secreto de tu alegría?
No hay ningún secreto, Alteza.
No me mientas, paje. He mandado a cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.
No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.
¿Por qué está siempre alegre y feliz? ¿por qué?

Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado, somos vestidos y alimentados y además su Alteza me premia de vez en cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos, ¿cómo no estar feliz?

Por qué él es feliz? Le preguntó el rey a uno de sus acesores.
Ah, Majestad, lo que sucede es que él está fuera del círculo. ¿Fuera del círculo? Así es. ¿Y eso es lo que lo hace feliz?

¿Y cómo salió? ¡Nunca entró! Qué círculo es ese? El círculo del 99.
La única manera de entenderlo es haciendo que tu paje entre en el círculo.

¡Obliguémosle a entrar. No podemos obligarlo, debe hacerlo por su propia cuenta. Y una vez entre no podrá salir. Aunque le cause toda clase de infelicidad.

Alteza, prepárame una bolsa con 99 monedas de oro, ni una más ni una menos.

En la noche sabio y rey introdujeron la bolsa en la cada del paje con un letrero que decía: esto es tuyo.

El paje al encontrarla se maravillo al ver tantas monedas de oro, vació la bolsa y empezó a hacer pilas de diez, pero en la última pila sólo habían 9 monedas.

No puede ser, grito desesperadamente, me robaron, me robaron. Sólo 99 monedas de oro es mucho dinero - pensó -. Pero me falta una moneda.

La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido, de mal humor y reflejaba infelicidad. Cuánto tiempo tendré que trabajar, sacrificarme, sufrir y padecer para poder comprar una moneda de oro y así completar las cien. Quiero tener mis cien monedas de oro. El paje había entrado en el círculo del 99.

Desde entonces el criado se volvió resentido, sensible, ofendido, mal humorado, quisquilloso. Y el resultado final, fue despedido de su trabajo por el rey.

El círculo cualquiera sea, nos roba la identidad, la libertad, la personalidad, la autonomía, la autodeterminación y la independencia.

El ser humano por lo general nunca esta contento con lo que tiene, siempre esta quejándose o lamentándose de su situación cualquiera que esta sea.
Tiene una casa quiere otra mas grande y más lujosa, tiene un carro quiere otro mejor, tiene un trabajo y quiere el de su vecino porque le ofrece mayores perspectivas. Nunca esta contento con su situación.

Sin embargo hay individuos que se niegan a entrar al círculo del 99 por tener una filosofía sana de la vida. Uno de ellos fue el apóstol Pablo, quien expreso lo siguiente: "Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos llevar. Así, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos" (1.Timoteo 6:7-8)

Y agregó: "No lo digo porque tenga necesidad, pues aprendí a contentarme con cualquier situación.
Se vivir en pobreza, y en abundancia. En todo estoy enseñado, para hartura, como para hambre, para tener abundancia como para padecer necesidad."
(Filipenses 4:11-12)

No hay mejor manera de vivir realizados que la de estar contentos con lo que tenemos. Pero para estarlo necesitamos alejarnos de lo que intoxique, envenene y contamine la existencia.

"Así, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos"

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión



fb.com/Unaventanahacialareflexion