Teléfono: (57) 8-684 9727

Articulos de Interes   >     #iasdasollanos

Más puede esperarse de quien reconoce que es tonto, que de un tonto que se cree muy sabio.
(Prov.26:12 TLA)

El poeta, fabulista y escritor español,Tomas de Iriarte, escribió la siguiente fábula: Estaba un ratoncillo aprisionado en las garras de un León; el desdichado en la ratonera no fue preso por ladrón de tocino ni de queso, sino porque con otros molestaba al leon, que en su retiro descansaba.
Pide perdón, llorando su insolencia; al oír implorar la real clemencia respondió el rey en majestuoso tono: No dijera más Tito: "Te perdono" Poco después cazando el León tropieza en una red oculta en la maleza; Quiere salir, más queda prisionero; atronando la selva ruge fiero.

El libre ratoncillo que lo siente, corriendo llega: roe diligente los nudos de la red de tal manera, que al fin rompió los grillos de la fiera
Moraleja: conviene al poderoso para los infelices ser piadoso; Tal vez se pueda ver necesitado del auxilio de aquel más desdichado
El apostó Pablo, escribiéndole a la iglesia de Roma, les dijo lo siguiente: "Por la gracia que me es dada, digo a cada uno de ustedes que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con sensatez, según la medida de fe que Dios repartió a cada uno". (Rom.12:3)
Lo primero de todo es conocernos a nosotros mismos, dice William Barclay-. Uno de los principios básicos de los sabios griegos era: "Conócete a ti mismo". No llegaremos muy lejos en nada hasta que sepamos lo que podemos y lo que no podemos hacer. El tener clara nuestra capacidad, sin presunción y falsa modestia, es una de las primeras cosas esenciales para una vida útil.

Pablo, está diciendo, que uno tiene que empezar por aceptarse así mismo, y aunque encuentre que la contribución que puede ofrecer no se va a ver, ni va a resultar muy significativa, ni va a recibir alabanza ni prominencia, debe hacerlo con la seguridad de que es importante.

Desde luego, el apóstol hace una afirmación muy relevante: "Usa la sensatez"-dijo el- Que no es otra cosa que, Evita la arrogancia, rehusa sentirte superior a los demás, no dejes que los humos se te suban a la cabeza, no te sientas invensible, cultiva la humildad y la modestia sin las cuales cometerás todo tipo de equivocaciones. Recuerda, que, "te puedes ver necesitado de aquel más desdichado".

La enciclopedia libre define arrogancia como un defecto, y, se refiere al orgullo sin límite de una persona en relación consigo misma y que lo lleva a creer y exigir privilegios que cree merecerlos.

En la fábula de Iriarte, el poderoso tuvo compasión del débil y el débil tuvo compasión del poderoso. Y, es que cuando el poderoso recuerda que no pertenece a un planeta distinto a la tierra y se sitúa a nivel del más débil venciendo la soberbia y la arrogancia, la armonía entre los dos no se deja esperar.

Salomón, expreso: "Más puede esperarse de quien reconoce que es tonto, que de un tonto que se cree muy sabio". Porque el tonto que se cree sabio, la arrogancia lo vencerá, pero el sabio que reconoce que es tonto, la humildad lo elevara.

Cuidemos pues, que el orgullos y la jactancia nos conduzca a manifestar una actitud arrogante ante los demás y al llenarnos de vanagloria desperdiciemos la oportunidad de saber que, "no hay ni muchos sabios, ni muchos poderosos, ni muchos nobles". (1.Cor.1:26)

Articulo Pastor Eliseo Bustamante / Una Ventana hacia la Reflexión
fb.com/Unaventanahacialareflexion
twitter @PrBustamante