Desde Sudamerica


31
Ene 2019
Desafío motivará adolescentes a tener mayor interacción con la Biblia y profecías

a idea de proponer desafíos para adolescentes es algo interesante. Especialmente en una fase de la vida en la que hay necesidad de un fortalecimiento de la identidad propia. Eso vale, incluso para el aprendizaje de las enseñanzas de la Santa Biblia. La iglesia Adventista del Séptimo Día demuestra interés en crear sistemas capaces de ayudar a los adolescentes a desarrollar gusto por las enseñanzas bíblicas. A su manera y en un lenguaje que entienden. Así, la idea es estimular prácticas diferentes, a partir de enero, en el nuevo ciclo de estudio de la guía de la lección de Escuela Sabática. Esta vez con el uso de la tecnología digital para incentivar los desafíos de preguntas y respuestas sobre el contenido que se estudia semanalmente. Los sábados podrán participar de una evaluación rápida distribuida por las congregaciones adventistas sudamericanas.

Modelo testado

En la clase de adolescentes de la Iglesia Adventista de Aguas Claras, en el Distrito Federal, el modelo ya se lleva a cabo hace más de un año. Uno de los coordinadores, Thiago Taveira, explica que hasta el 70% de los adolescentes participan activamente de las “competiciones” sabáticas. “El beneficio principal fue el de conseguir que los alumnos que normalmente no muestran interés y no estudian profundamente lo hagan ahora”, resalta.

Por medio de una plataforma digital, fácil de usar, niños y niñas prueban sus conocimientos. Responden a preguntas basadas, también, en una serie de libros llamada Conflicto. La colección es una adaptación de históricas obras de Elena de White sobre el conflicto entre el bien y el mal; entre estas se encuentran El gran conflicto, Patriarcas y profetas, y otras.

Hay puntuación registrada y premios mensuales y trimestrales para los mejores posicionados. Taveira destaca, sin embargo, que solo el hecho de realizar la evaluación no es suficiente para tener un grupo de adolescentes enfocados en el estudio de la Biblia. El aula temática, la preocupación por la manera en la que se aborda la lección y, principalmente, el cariño demostrado por los participantes, hace toda la diferencia. Él, su esposa Daisy y el amigo Paulo Ramos “adoptaron” a los muchachos como sus nuevos hijos. La clase que comenzó con solo seis participantes en un ambiente poco atrayente y mal ventilado hoy es un espacio climatizado que inspira la creatividad y motiva a una nueva generación a entender que la Biblia es válida también en sus realidades. También resaltó la necesidad de un equipo unido. Hoy la clase de adolescentes posee casi 50 alumnos inscriptos. “Es importante tener un mensaje en el lenguaje “, afirma Thiago.

Modelo expandido

La líder del Ministerio del Niño y del Adolescente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Sudamérica, Gláucia Clara Korkischko, explica que el uso de este tipo de plataforma digital para la evaluación rápida con los adolescentes se expandirá a las congregaciones sudamericanas este año.

Cada cuatro años, hay un nuevo ciclo de la guía de estudios dirigida a los adolescentes en la Iglesia Adventista. Y, a partir de enero, la motivación es que cada grupo estudie semanalmente los contenidos de la serie Conflicto, además de la lección de Escuela Sabática. Los temas son profundos y hablan de la lucha del bien y del mal a lo largo de la historia, del origen del pecado, de cómo vivieron los patriarcas y profetas bíblicos. Pero todo con un lenguaje adaptado.

“Queremos que las congregaciones realicen semanalmente la evaluación, por eso estamos desarrollando una plataforma adaptada para el uso de las bases. Esta adaptación estará lista para usarse en julio de este año, pero antes, sugerimos que se hagan los concursos con preguntas y respuestas con material impreso o en otras plataformas que se hayan usado anteriormente”, comenta la líder.

Para la realidad sudamericana, con más de 27 mil congregaciones en ocho países, el primer trimestre de 2019 no contará con puntuación en los concursos. Será una fase de pruebas y evaluaciones. La idea es que la mayoría de las clases de adolescentes realice, en los próximos años, la evaluación breve semanal y el desafío trimestral.

Gláucia, así como Thiago, resaltan la importancia de que la base no se limite solo a realizar concursos con tecnología digital para evaluar el conocimiento sobre la Biblia. En los desafíos trimestrales, los adolescentes participarán de actividades en grupo con dramatizaciones, proyectos sociales, entre otras actividades. “Creemos en el desarrollo integral de las personas. Los muchachos harán buen uso de la tecnología para aprender, pero también crecerán en la convivencia uno con otros en otras actividades”, finaliza Gláucia.

Los materiales y las informaciones sobre esta evaluación rápida y otros proyectos se pueden conseguir con las líderes de las uniones y campos locales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, así como también en el sitio web del Ministerio del Niño y del Adolescente.

 

Fuente: Noticias Adventistas Sudamerica  |  Por Felipe Lemos