Cómo las comunidades de fe pueden cambiar el diálogo del odio al amor


Durante una cumbre reciente llevada a cabo en Ginebra, Suiza, el presidente de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) Jonathan Duffy se unió a cientos de líderes interreligiosos del mundo para analizar el fomento de la inclusividad y la oposición al lenguaje de odio, con el objetivo de mejorar la protección de los minorías religiosas, los refugiados y los migrantes.

Duffy fue parte de un panel de abogados y directores ejecutivos organizados por la Asociación Internacional para la Defensa de la Libertad Religiosa. Compartió algunas de las tendencias globales en migración y destacó que es lo que la impulsa.

Las cuatro palabras con “C” que impulsan la migración

En su declaración de apertura, Duffy destacó cuatro palabras con “C” que impulsan a la migración: concentración, corrupción, conflicto y cambio climático.

“La concentración de la que hablo es una concentración de empleos, riqueza y conocimiento, tanto individual como geográficamente”, dijo Duffy. “El conocimiento y la economía, con su énfasis asociado en la tecnología, están concentrando la riqueza y el poder y, junto con ellos, los empleos. Esto está llevando a una migración a las ciudades”.

Duffy destacó aspectos particulares de la segunda “C”, que es la corrupción. “Es sin duda el mayor freno al desarrollo económico”, dijo. Citó al expresidente del Banco Mundial Jim Young Kim, que comparó la corrupción con un dólar colocado en el bolsillo de un funcionario o empresario corrupto, que es un dólar robado de los que más lo necesitan.

El conflicto es otra “C” a la que se refirió Duffy como factor que impulsa la migración. Habló de países que sufren una guerra continua, como es el caso de Siria, la República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Birmania y Afganistán, e imaginó un mundo donde ese tipo de conflictos se viera reducido.

“Podemos esperar y orar para que todos estos conflictos se resuelvan y al menos estén controlados”, dijo Duffy. “¿Pero quién puede ser optimista e imaginar que no se producirán? En efecto, a medida que el mundo se vuelve hacia líderes cada vez más autoritarios, estos dependen de amenazas existenciales para justificar su opresión; lo más probable es que estos conflictos se hagan presentes”.

Al analizar la cuarta “C”, el cambio climático, Duffy hizo referencia a la manera en que las temperaturas actuales son más extremas que en el pasado, y que recursos fundamentales como la tierra y el agua potable se están volviendo más escasas.

“Algunas zonas costeras en las tierras bajas como Bangladés están densamente pobladas. Es inevitable que [el cambio climático] resulte en una migración que probablemente se acelerará en lo que respecta a su ritmo y escala”, dijo Duffy. “Reconozco que he pintado un cuatro sumamente desolador, pero no veo una reducción en estas tendencias migratorias en un futuro cercano”.

Tendencias preocupantes

Según Duffy, que compartió informes sobre estructuras actuales de gobierno, Brasil se retiró del Pacto Global de la ONU este año. El acuerdo es un documento que anima a las empresas de todo el mundo a adoptar reglamentos sustentables y que tengan en cuenta la responsabilidad social.

Duffy añadió que Tailandia ha adoptado medidas severas contra la inmigración “en medio de temores a que los inmigrantes les roben los empleos”. Además de ello, en África, dijo Duffy, hay un sentimiento antiinmigratorio elevado que se está extendiendo a Nigeria, Kenia y Sudáfrica.

“Sudáfrica ha sido sacudido por ataques violentos a los inmigrantes que, afirman, están quitándoles los empleos”, señaló.

En medio de una discusión sobre tendencias negativas, Duffy expresó por qué nosotros, como seres humanos, no deberíamos ver a los inmigrantes como enemigos. “Muchos han llevado a cabo contribuciones valiosas a nuestra sociedad”, expresó. “Un inmigrante ruso comenzó Google; el genio detrás de Apple, Steve Jobs, era hijo de un inmigrante sirio; y ellos no son la excepción”.

La necesidad de compasión

Duffy compartió entonces la quinta “C”, diciendo que es la más importante: compasión.

“¿Quién está hablando por la justicia para todos?” preguntó Duffy. “¿Quién está teniendo compasión para los menos privilegiados y marginalizados? Si no lo hacemos nosotros, ¿entonces quién? Si usamos nuestra voz combinada, será una fuerza que no puede ser ignorada. También tenemos un papel que cumplir en nuestras comunidades de fe, para cambiar el diálogo del odio y la ignorancia a la paz, el amor y la aceptación”.

Los líderes de ADRA han dicho que la organización destacará el servicio en sus redes para honrar el Sábado del Refugiado, designado oficialmente por la Iglesia Adventista del Séptimo Día para el 15 de junio de 2019. Es tan solo pocos días antes del 20 de junio, que las Naciones Unidas han designado como el Día Mundial del Refugiado.

Traducción de Marcos Paseggi

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *