¿Ganadores del Nobel de química probaron la evolución?

¿Ganadores del Nobel de química probaron la evolución?

Es posible ver este importante descubrimiento, premiado con un Nobel, como una victoria en favor del Diseño Inteligente. Entienda el porqué.

El Premio Nobel de Química de este año fue para tres científicos: la estadounidense Frances Arnold, el estadounidense George Smith y el británico Gregory Winter. Los periódicos dicen que los premiados asumieron el control de la evolución y usaron el cambio genético y la selección para desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad. “Los métodos que los premiados desarrollaron sirven para promover una industria química más verde, más amigable con el medioambiente, producir nuevos materiales, fabricar biocombustibles sustentables, tratar enfermedades y, así, salvar vidas”, dice el comité del Nobel.

Entre los más presuntuosos está el reportaje de la BBC. Allí se dice que “la evolución fue premiada por el premio Nobel de Química de 2018”. Pero, ¿qué hicieron los premiados? ¿Realmente probaron que la teoría de la evolución es un hecho?

Obviamente, lo que fue realizado por Frances, Smith y Winter no fue poca cosa. Y eso no se cuestiona. Lo que quiero discutir es el oportunismo de los evolucionistas en promover su ideología macroevolutiva con base en hechos que, en realidad, no la prueban.

Evolución no comprobada

Frances realizó la primera “evolución dirigida de encimas”, proteínas que catalizan reacciones químicas. Esas encimas son usadas para fabricar desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos. Smith y Winter trabajaron en la clonación de péptidos, que son compuestos formados por la unión de dos o más aminoácidos. El científico estadounidense desarrolló un método de clonación en el que un virus puede ser utilizado para desarrollar nuevas proteínas. El británico uso la misma técnica para producir nuevos fármacos que pueden neutralizar toxinas, combatir enfermedades autoinmunes y tratar el cáncer metastásico.

Muy bien, ¿pero la evolución darwiniana?

De acuerdo con un comunicado de la academia sueca que otorga el premio, “el poder de la evolución se revela por medio de la diversidad de la vida. Los ganadores del Nobel de Química de 2018 lograron controlar la evolución y usarla para fines que generan grandes beneficios para la humanidad”.

La academia sueca destacó que, que desde el surgimiento de las “primeras semillas de vida hace 3.700 millones de años”, cada rincón de la Tierra fue poblado por diferentes organismos. “La vida floreció en fuentes termales, en océanos profundos y desiertos, gracias al hecho de que la evolución ha logrado resolver problemas químicos”. Pero, ¿eso qué tiene que ver con la investigación de los tres científicos premiados?

En su investigación, las proteínas cambiaron y se renovaron incesantemente. Con eso, crearon diversidad. La academia afirma que los tres científicos fueron “inspirados por el poder de la evolución”, por eso usaron alteraciones y selecciones genéticas. Y, entonces, crearon proteínas en tubos de ensayo que resuelven los problemas químicos de la humanidad.

Pero el proceso principal consistió en someter genes a rondas sucesivas de mutaciones, selección y amplificación, realizadas en vivoo in vitropara hacer que proteínas o ácidos nucleicos tengan propiedades y para cumplir objetivos específicos.

Diseño Inteligente probado

La verdad es que se requirió de mucha inteligencia, ingeniería y técnicas constatables para que se alcanzaran objetivos específicos. Algo muy diferente de lo que supuestamente habría ocurrido en la naturaleza, donde impera la aleatoriedad en las mutaciones, según la óptica evolucionista.

Entonces, al contrario de lo que la academia sueca y buena parte de los medios afirman, lo que los científicos premiados probaron fue el diseño inteligente y no la teoría de la macroevolución, una hipótesis falsa. Idea que intenta sobrevivir y enmascara a laicos e incautos los procesos inteligentes. Ellos quieren pasar el concepto de que se trata de evolución darwiniana y que todo lo que los investigadores hicieron fue acelerar el proceso.

Según la bióloga y magíster en bioquímica por la UFRGS Graça Lütz, “el desarrollo de nuevas proteínas enzimáticas a través de la evolución dirigida utiliza encimas que ya tienen algo de la función deseada. Por medio de mutaciones inducidas, utilizando un proceso iterativo y la manipulación de selección positiva y negativa, esas proteínas están lejos de demostrar la evolución. Ellas son, antes, un producto del diseñointeligente: las encimas fueron elegidas, algunas pasaron por ingeniería, lo mecanismos de mutación fueron seleccionados y aplicados utilizando metodologías específicas, la selección positiva y negativa no es natural, pero utiliza componentes que son productos de la ingeniería. La evolución se basa en mutaciones del azar y selección natural, y no fue eso lo que ocurrió en esa selección dirigida”.

Una vez más, los evolucionistas intentan secuestrar investigaciones serias para intentar validar sus tesis filosóficas. Y si usted intenta argumentar, la dirán “¿Quién es usted para no estar de acuerdo con un premio Nobel?”.

Share

Periodista, editor en la Casa Publicadora Brasileira (CPB) y autor de varios libros, como A Historia da Vida. Tiene una maestría en Teología, es miembro de la Sociedad Creacionista Brasileira y ha participado de seminarios en diversos lugares de Brasil y del mundo. Mantiene el blog criacionismo.com.br @criacionismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *